jueves, 1 de diciembre de 2016

9 afirmaciones para vivir las fiestas navideñas desde la magia


-Reuniones con sentido:

Este mes, me comprometo a festejar las fiestas desde la
coherencia interna, en vez de hacerlo desde los compromisos sociales y las obligaciones impuestas por mi ego.

-Decisiones significativas:

En cada momento, elegiré las opciones más sanas para mi alma, aquellas que estén alineadas con lo que soy, pienso y siento.

-Compras navideñas:
Las compras de regalos que hago son guiadas por mi corazón y reflejan los sentimientos de aprecio que me despiertan las personas a quienens van dirigidos.

-Comidas y bebidas:

Disfrutaré de cada cosa que ingiero, estando presente durante las comidas y bebidas que les brindo a mi cuerpo. Estoy en contacto con mis propias necesidades y respeto los límites de cualidades y cantidades ingeridas.

-Actividades y diversión:

Renuncio a utilizar lasactividades y la diversión como un modo de calmar o anestesiar mis emociones. Mi atención está dirigida a mi espíritu, fuente real de mi gozo.

 -Enfoque en mis prácticas espirituales:

A pesar de las multiples actividades de este mes, mantengo mis hábitos y prácticas espirituales: oración, meditación, lecturas, slencio, etc), ya que mi prioridad es mi espíritu.

-Respeto al modo de celebrar de los demás:

Respeto las costumbres y el modo en que las demás personas de mi entorno celebran estas fechas, sin juicio,  critica ni manipulación. Renuncio a mi necesidad de que otros hagan lo que me gusta o me parece bueno.

-Permiso para lo diferente:

Estas fiestas me doy el permiso para salirme del guión y soltar los hábitos para los que fui programada por la familia y la sociedad, especialmente los que chocan con mi nivel de consciencia y mi evolución. Suelto a los seres queridos que no están y los tiempos pasados que vivimos. Focalizo mi atención en el presente, en lo que sucede conmigo hoy y en el mayor bien de todos, estén donde estén.

-Resignificar las fiestas navideñas:

Dejo ir las creencias caducas que limitan mi alegría y me impiden disfrutar mis relaciones. Vivo estas fiestas atendiendo a mis necesidades y festejaré con consciencia, Resignifico la Navidad desde el renacimiento de mi niña interior y la activación de mi Ser Crístico. Vivo el cierre de año desde la presencia de Dios en mi.



lunes, 14 de noviembre de 2016

Bazar Otoño 2016

En este año hemos tenido constantes cruces de caminos, donde llevarse algo de los demás y dejar algo de lo propio a los otros ha resultado inevitable . 


Trae algo en buen estado para hacer un intercambio de gratitud. Las piezas tendrán un valor asignado por quien la seleccione. El dinero reacudado se invertirá en una fiesta navideña para los niños de 1 a 10 años de los praditos.

Evolucionar y sanar; Super Luna del lunes 14 de Noviembre



Este Lunes el Sol en Escorpio se opone a la Luna Llena en Tauro, brindándonos una Luna Llena muy especial, con una energía de mucha intensidad: la luz creadora del Cambio.

Adicionalmente, este Plenilunio pasará a 348.400 kilómetros de la Tierra, unos 35.400 kilómetros más cerca de lo habitual, por lo que se verá como una “superluna” (un 14% más grande y un 30% más brillante que lo usual).

Astrológicamente, la Luna Llena es el resultado de la oposición entre el Sol y la Luna. Hoy el sol está en Escorpio y la Luna en el signo opuesto (Tauro a 180ª). Arquetipicamente, el sol representa el poder del padre, y la luna la fuerza de la madre, por lo que este es el momento más intenso del mes, ya que la tierra (que nos representa a nosotros) está entre ambas luminarias.

Recibir en pleno las energías del padre y la madre, tiene muchas implicaciones. En el proceso, todo aquello que no vemos con claridad, o que tapamos por miedo, sera contactado. ¿Cómo puedes ser tú mismo si hay partes de ti que no conoces? Es necesario que conectemos con nuestro Inconsciente desde la Conciencia.

Cualquier crisis (aunque dolorosa) es una oportunidad para crecer, ¡y eso es un maravilloso regalo! Puedes elegir sintonizar con la oscuridad y experimentar la hipersensibilidad, tensión, inestabilidad, incertidumbre y miedo o Sintonizar con la Luz y liberarte del miedo ara cambiar, transformarte y renacer.

La Super Luna Llena en Tauro nos moviliza por completo para asentar una comprensión fundamental: la totalidad de la vida incluye a la muerte. Si puedes detenerte y observar aquello que necesita morir dentro de tu Ser, si además te animas a entregarlo, a soltarlo, a crear ese vacío, entonces algo se iluminará...


martes, 20 de septiembre de 2016

Otoño 2016


¡Ven a recibir el Otoño con nosotros!
El Arte de la Aceptación
Charla por Yanet García
Día: Miércoles 21 de septiembre
Hora: 7:00 a 8:30 pm
Lugar: M E Z C L A
Font Bernard #4. Los Prados
Teléfono: 809-482-2845
Charla libre de costo: Llamar para reservar

lunes, 8 de agosto de 2016

Acerca de la iluminación


Pregunta: ¿Qué es la Iluminación?

Echart Tolle: Un mendigo había estado sentado a la orilla de un camino durante más de 30 años. Un día pasó por allí un extraño. “¿Tienes algunas monedas?”, murmuró el mendigo, estirando mecánicamente el brazo con su vieja gorra. “No tengo nada que darte”, respondió el extraño. Y luego preguntó, “¿Qué es eso sobre lo que estás sentado?”. “Nada”, replicó el mendigo, “sólo una caja vieja. He estado sentado sobre ella desde que tengo memoria”. “¿Alguna vez has mirado en su interior?”, preguntó el extraño. “No”, respondió el mendigo, “¿Para qué? No hay nada adentro”. “Echa una ojeada”, insistió el extraño. El mendigo logró entreabrir la tapa. Para su asombro, incredulidad y euforia, descubrió que la caja estaba llena de oro.

Yo soy ese extraño que no tiene nada para darte y que te dice que mires en tu interior. No dentro de alguna caja -como en la parábola- sino en un lugar aún más cercano: dentro de ti mismo. “Pero no soy un mendigo”, te puedo oír decir.

Aquellos que no han descubierto su verdadera riqueza -la brillante joya del Ser y la profunda e inalterable paz que se encuentra en ese lugar-, son mendigos, aún cuando tengan gran riqueza material. Buscan externamente desechos de placer o plenitud -para la validación, la seguridad o el amor-, mientras en su interior tienen un tesoro que no sólo incluye todas esas cosas, sino que es infinitamente más grande que cualquier cosa que el mundo pueda ofrecer.

La palabra “iluminación” evoca la idea de algún logro sobrehumano, y al ego le gusta verlo así; sin embargo, se trata simplemente de tu estado natural sentido de unión con el Ser. Es un estado de conexión con algo inconmensurable e indestructible, algo que, casi paradójicamente, eres tú en esencia y que, sin embargo, es mucho más grande que tú. Es el encuentro de tu verdadera naturaleza, más allá de nombres y formas. 

La incapacidad de encontrar esta conexión da origen a la ilusión de separación de ti mismo y del mundo que te rodea. Te percibes entonces a ti mismo, consciente o inconscientemente, como un fragmento aislado. Surge el temor, y el conflicto -interno y externo- se vuelve habitual.

Me gusta la sencilla manera en que el Buda define el estado de iluminación: “el fin del sufrimiento”. ¿Hay acaso algo sobrehumano en esto? Por supuesto, como definición es incompleta. Sólo te dice lo que la iluminación no es: no es sufrimiento. Pero, ¿qué es lo que queda cuando ya no hay sufrimiento? El Buda guarda silencio al respecto, y su silencio implica que tendrás que descubrir eso por ti mismo. 

Utiliza una definición negativa, de modo que la mente no pueda transformarlo en algo en qué creer o en algún logro sobrehumano, en una meta que te sea imposible alcanzar. A pesar de esta precaución, la mayoría de los budistas sigue creyendo que la iluminación es para el Buda -no para ellos- al menos por esta vida.

Pregunta: ¿Cuál es el mayor obstáculo para experimentar esta realidad?

Eckhart Tolle: La identificación con tu mente, lo que hace que el pensamiento se vuelva compulsivo. No poder dejar de pensar es una espantosa calamidad, pero no nos damos cuenta de esto porque casi todo el mundo la sufre, así que es considerada “normal”. Este ruido mental incesante te impide hallar ese dominio de quietud interna que es inseparable del Ser. Esto también crea un falso “yo” -fabricado por la mente-, que extiende una sombra de temor y sufrimiento. Examinaremos todo eso en más detalle más adelante.

El filósofo Descartes creyó haber encontrado la verdad más fundamental cuando formuló su famosa frase: “Pienso, luego existo”. De hecho, expresó con eso el error más fundamental: igualar el pensar con el Ser y la identidad con el pensar. El pensador compulsivo -y casi todo el mundo lo es- vive en un estado de aparente separación, en un insanamente complejo mundo de problemas y conflictos continuos, un mundo que refleja la creciente fragmentación de la mente. 

La iluminación es un estado de “completitud”, de “ser uno”, y por tanto se está en paz. Se es uno con la vida en su aspecto manifiesto -el mundo- así como con tu yo más profundo y la vida no manifiesta -uno con el Ser-. La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del continuo conflicto interno y externo, sino también el fin de la horrible esclavitud del pensar incesante. ¡Qué increíble liberación es!

Identificarte con tu mente genera una cortina opaca de conceptos, etiquetas, imágenes, palabras, juicios y definiciones que impiden toda relación verdadera. La cortina se interpone entre tú y tú mismo, entre tú y los demás hombres y mujeres, entre tú y la naturaleza, entre tú y Dios. Es esta cortina de pensamiento la que crea la ilusión de la separación, la ilusión de que hay un tú y un “otro” enteramente separado. 

Olvidas entonces la realidad esencial de que, debajo del nivel de las apariencias físicas y las formas separadas, eres uno con todo lo que existe. Con “olvidas”, me refiero a que ya no logras sentir esta unión como una realidad evidente por sí misma. Puedes creer que es así, pero ya no sabes si lo es o no. Una creencia puede ser tranquilizadora. Sólo es liberadora, sin embargo, a través de tu propia experiencia.

Pensar se ha vuelto una enfermedad. La enfermedad se presenta cuando las cosas se desequilibran. Por ejemplo, no hay nada malo con que las células se dividan y multipliquen en el cuerpo, pero cuando este proceso prosigue en forma independiente del organismo completo, las células proliferan y tendremos una enfermedad.

La mente es un instrumento soberbio si la usamos correctamente. Si se le usa en forma incorrecta, sin embargo, se vuelve muy destructiva. Para ser más preciso, no se trata tanto de que uses tu mente del modo incorrecto -en general no la usas para nada-. Ella te usa. Ésa es la enfermedad. Crees que eres tu mente. Ese es el delirio. El instrumento se ha apropiado de ti.

Pregunta: No estoy enteramente de acuerdo. Es cierto que pienso mucho sin sentido alguno -como la mayoría de las personas-, pero aún puedo utilizar mi mente para lograr cosas, y hago eso todo el tiempo.

Eckhart Tolle: Sólo porque puedes resolver un acertijo de palabras o construir una bomba atómica, no significa que puedes utilizar tu mente. Tal como a los perros les encanta morder huesos, a la mente le encanta hincarle sus dientes a los problemas. Es por eso que resuelve acertijos y construye bombas atómicas. A ti no te interesan esas cosas. Permíteme preguntarte esto: ¿puedes liberarte de tu mente cada vez que quieres? ¿Has hallado el botón que detiene todo el mecanismo?

Pregunta: ¿Te refieres a dejar de pensar? No, no puedo hacerlo, excepto quizás por unos instantes.

Eckart Tolle: Entonces la mente te utiliza a ti. Inconscientemente, te has identificado con ella, de modo que ni siquiera te das cuenta de que eres su esclavo. Es casi como si fueses poseído sin darte cuenta: crees que la entidad que se posesionó de ti eres tú mismo.


La libertad se inicia dándote cuenta de que no eres esa entidad que se posesionó de ti -el pensador- Saber esto te permite observar a la entidad. Apenas comienzas a observar al pensador, comienza a activarse un nivel más alto de conciencia. Comienzas entonces a darte cuenta de que hay un enorme ámbito de inteligencia más allá del pensamiento, y que ese pensamiento es sólo un diminuto aspecto de esa inteligencia. También te das cuenta de que todas las cosas que realmente importan -la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interior- tienen su origen más allá de la mente.

Entrevista a Eckhart Tolle