martes, 18 de noviembre de 2014

Fuego, Aire, Tierra, Agua; Chamanismo y constelaciones Familiares 2015

 
El chamanismo y las constelaciones familiares son un camino para transitar por la vida desde el respeto, la honra y el agradecimiento a los ancestros, tomando las fuerzas que vienen desde las generaciones que nos precedieron para disfrutar el propio destino.

Ambas prácticas dan valor al toque de las manos, la palabra, el canto, el sonido, los rituales, la oración, las ceremonias, y el reconocimiento del Gran Espíritu en todo lo que ha sido creado, mostrándonos una poderosa vía para el bienestar y el buen vivir.


Información:
 

Cede para vencer; El poder de la no resistencia.


 
 
La no resistencia es diferente a no hacer nada. Más bien significa que el “hacer” no se vuelva reactivo. La sabiduría profunda de las prácticas de las artes marciales orientales implica no resistirse al movimiento que nos llega del oponente, sino más bien devolverlo a su fuente. Cede para vencer.

En el libro “el Poder del Ahora”, Eckhart Tolle dice:

“En el Taoísmo hay un término llamado wu wei, que se traduce generalmente como “actividad sin acción” o “sentarse en quietud sin hacer nada”. En la antigua China, esto se reconocía como uno de los mayores logros o virtudes. Es radicalmente diferente a la inactividad en el estado ordinario de conciencia, o más bien de inconciencia, que se deriva del temor, la inercia o la indecisión.

El verdadero “no hacer nada” implica la no resistencia interna y una percepción intensa. Por otra parte, si se requiere acción, ya no reaccionarán desde su mente condicionada, sino que responderán a la situación a partir de su presencia consciente. En ese estado, su mente está libre de conceptos, incluyendo el concepto de la no-violencia.

¿Así que, quién puede predecir lo que harán? El ego entiende que en la resistencia de ustedes radica su fortaleza, mientras que en realidad la realidad les impide Ser, el único lugar de verdadero poder. La resistencia es debilidad y temor enmascarados como fortaleza. Lo que el ego ve como debilidad es que sean en su pureza, inocencia y poder. Lo que ve como fortaleza es debilidad.

Así que el ego existe en un modo continuo de resistencia y juega papeles engañosos para cubrir la “debilidad” de ustedes, que en verdad es su poder. Hasta que haya rendición, el juego inconsciente de un papel constituye una gran parte de la interacción humana.

En la rendición, ustedes ya no necesitan las defensas del ego ni las falsas máscaras. Ustedes se vuelven muy simples, muy reales. “Eso es peligroso” dice el ego. “Saldrán lastimados. Serán vulnerables”. Lo que el ego no sabe por supuesto, es que solamente a través de cesar en la resistencia, a través de volverse “vulnerables”, podrán descubrir su invulnerabilidad verdadera y esencial”.  

lunes, 17 de noviembre de 2014

10 Razones por las cuales necesitas abrazos todos los días.


 
 
1. Ayuda a la comunicación.

Un abrazo genera confianza y un sentido de seguridad. Esto ayuda a la comunicación abierta y honesta.

2. Alivia sentimientos de soledad o ira.

Los abrazos pueden aumentar instantáneamente los niveles de oxitocina, otorgando una sensación de bienestar y contrarrestando los sentimientos de soledad, aislamiento e ira.

3. Mejora el estado de ánimo.

Un abrazo prolongado eleva los niveles de serotonina, mejorando el estado de ánimo.

4. Fortalecen el sistema inmunológico.

La suave presión sobre el esternón y la carga emocional que esto crea estimula la glándula del timo, que regula y equilibra la producción de glóbulos blancos en la sangre, ayudándote a mantenerte sano.

5. Eleva la autoestima.

Los abrazos nos hacen sentir amados y especiales. De hecho, muchos especialistas asocian la autoestima a las sensaciones táctiles de nuestros primeros años de vida. Los mimos que recibimos de nuestra mamá y papá mientras crecimos nos marcan, y conectan con nuestra capacidad de querernos y respetarnos a nosotros mismos.

6. Relaja los músculos.

Los abrazos liberan la tensión en el cuerpo. Pueden incluso calmar algunos dolores al estimular la circulación en los tejidos blandos.

7. Equilibran el sistema nervioso.

El efecto de la humedad y la electricidad en la piel que da un abrazo puede equilibrar nuestro sistema nervioso.

8. Nos enseñan cómo dar y recibir.

Los abrazos nos educan sobre cómo fluye el amor en ambos sentidos.

9. Son parecidos a la meditación y la risa.

Los abrazos nos alientan a fluir con la energía de la vida. Además, nos sacan de nuestros patrones de pensamiento y conectan con los sentimientos, equilibrando nuestra respiración.

10. Fomentan la empatía y la comprensión.

Y eso nos beneficia a todos.

Fuente: Upsocl

viernes, 14 de noviembre de 2014

La estrella que nos guia...


 
 
Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cuál es la estrella que lo guía.

Antoine de Saint-Exupery

miércoles, 12 de noviembre de 2014

La meditación de la risa.


 


“Cuándo te levantas por la mañana, antes de abrir tus ojos, estírate como un gato. Estira cada parte de tu cuerpo. Disfruta con el estiramiento, disfruta al sentir tu cuerpo despertándose, volviendo a la vida. Después de tres o cuatro minutos de estiramientos, con tus ojos aún cerrados, ríe.

Durante cinco minutos simplemente ríe. Al principio serás tú el que lo hagas, pero pronto, cuando intentes reír aparecerá una risa genuina. Piérdete en la risa. Esta técnica puede llevarte algunos días, antes de que seas capaz de realizarla. No estamos acostumbrados a reír, hemos olvidado cómo hacerlo. Pero pronto será espontánea. Y entonces, cada mañana, ¡Disfruta!”

Osho.
Esta es una técnica dada a conocer por Osho, "un tratamiento de risa" que produce en nosotros una profunda limpieza y purificación. Al practicarla cada mañana al levantarnos, impactaremos en toda la naturaleza de ese día.
 

viernes, 7 de noviembre de 2014

21 afirmaciones para madres y padres conscientes


 
1.-Buscamos el equilibrio personal, luego nos ocupamos de la salud de la pareja, y a continuación nos entregaremos a la paternidad y a la maternidad consciente. Cualquier cambio en el orden de estos factores, altera el producto final: los hijos.

2.-Le decimos a nuestro hijo que ha sido deseado y bienvenido, que fue concebido con amor. Cada día le hacemos sentir que es visto por nosotros, que es importante en nuestra vida.

3.-Amamos a nuestro hijo tal como es. El niño no es una pantalla donde los padres y sus árboles genealógicos proyectan sus vidas no vividas.

4.-Nuestro hijo ocupa el territorio que le pertenece por derecho. Cada niño tiene su lugar en el mundo. Sabemos que no invadiendo su territorio estamos apostando por su felicidad.

5.-No lo bautizamos con nuestros nombres, ni con los de ningún miembro de nuestros árboles genealógicos. Y si lo hicimos, le facilitaremos cambiarlo por otro.

6.-Enriquecemos su vida con estímulos que lo hagan desarrollarse armoniosamente. No limitaremos sus ansias expansivas.

7.-Sabemos que el juego es fundamental para su crecimiento, por eso le damos prioridad a la creatividad en las actividades diarias.

8.-Dejaremos que nos llame “papá” y “mamá“ hasta que él o ella lo decida.

9.-El amor a nuestros hijos no estará sujeto a contratos, será un amor puro e incondicional.

10.-Le contaremos cuentos con la certeza de que a través de ellos todos crecemos.

11.-No comparamos a nuestro hijo con nadie, evitamos la competencia entre hermanos.

12.-Reconocemos sus talentos. Sabemos la importancia que tiene en el niño la bendición de sus padres a sus dones.

13.-Nos alegramos de sus capacidades y de sus logros. Si nos supera, nos alegramos de sus éxitos.

14.-Desde muy pequeños, estamos dispuestos a reparar los  errores que cometamos con él.

15.-Nuestro hijo es una creación común de nosotros como pareja, pero no por ello tenemos que tener una misma visión. Resolvemos las diferencias educativas sin discutir, tratando de encontrar un punto de equilibrio que beneficie al niño.

16.-Respetamos los vínculos que haga nuestro hijo con personas ajenas a la familia, pues sabemos que tiene derecho a formar su propia red social con la que interactuar y crecer cada día.

17.-No guardamos secretos familiares. Nos comunicamos con nuestro hijo en consonancia a su nivel de comprensión y respondemos todas sus preguntas.

18.-Los mensajes que transmitimos al niño, son siempre constructivos, positivos y libres de juicios. De alguna forma sabemos que lo estamos esculpiendo con nuestras palabras.

19.-Le hacemos ver con nuestro ejemplo que el cuerpo es un templo sagrado que hay que cuidar. Sabemos que somos responsables de su salud.

20.- Tratamos de que nuestro hijo sea feliz, pero no podemos evitarle ciertas tristezas. Cuando tiene pena, hacemos lo posible por ayudarle.

21.-Expresamos amor a nuestro hijo, aunque sintamos que no hemos sido amados por nuestros padres. Trataremos de no repetir las historias neuróticas de nuestros árboles, para que las siguientes generaciones crezcan con un ADN más sano.

Tomado de plano sin fin
Imagen Leilani Techaira

viernes, 31 de octubre de 2014

Soy mujer curadora

 
"Soy mujer de esfuerzos,
Soy mujer de llanto,
Soy mujer de palabras,
Soy mujer creadora,
Soy mujer curadora,...
Soy poseedora de la sabiduría de las plantas.
Así es como se ve cuando voy al Cielo.
Dicen que allí es como la suavidad.
Dicen que es como la Tierra.
Dicen que es como el día.
Dicen que es como el rocío..."
Curandera María Sabina

miércoles, 29 de octubre de 2014

Posición de los hermanos en la familia.


 

-EL PRIMOGÉNITO intenta conquistar el mundo.

-EL SEGUNDO intenta vivir en armonía con el mundo.

-EL TERCERO se inclina a eludir el contacto con el mundo.
 

El cuarto, quinto y sexto hijos repiten las tendencias del primero, segundo y tercer hijo. Lo mismo para los siguientes.

Como el 1º: el 4º, el 7º, el 10º…

Como el 2º: el 5º, el 8º, el 11º…

Como el 3º: 6º, el 9º, el 12º…
 
En psicogenealogía contemplamos más variables para determinar el estilo de relación entre una persona y el mundo. Una de las claves para empezar a interpretar el árbol genealógico era ésta, la posición en la hermandad. No es simple concluir como influye la hermandad en el desarrollo de la personalidad, ya que son múltiples las variables que intervienen. Pongamos diez de ellas con una pequeña reflexión en cada una:
 
1.-Número de hermanos.
 
Cuando no hay hermanos, la estimulación y la seguridad pueden estar aseguradas, pero a cambio, en un hijo único se concentran todos los proyectos que los padres tenían para los hijos que pudieran venir, lo que suele traducirse en una sobre-exigencia, amplios contratos de lealtad y una fuerte prohibición de fracaso. Cuando son varios hermanos, cualquiera tiene que esforzarse para ser visto, se comenten abusos, se roba la infancia y hasta el territorio, pero a cambio se aprende a compartir.
 
2.-Posición en la hermandad.
Mientras que el primogénito goza de privilegios incuestionables, también siente ser príncipe destronado. Mientras que el segundo se acompleja por no ser “tan” como el primero y sufre de la impotencia de no poder hacer nada por cambiarlo, luego se adapta con gran facilidad a los diferentes papeles que le toca interpretar en la vida.
Los benjamines puede que triangulicen con sus padres, quedando atrapados entre ellos como contraveneno de la vejez y de la muerte, o que establezca con ellos contratos sadomasoquistas, pero también pueden ser seguros, maduros y precoces, por haber tenido muchos mayores siempre como ejemplos a seguir.
 
3.-Aparecer después de varios hijos del sexo contrario o del mismo sexo. Haber sido deseado de otro sexo.
Es frecuente que el primogénito sea deseado como varón y el segundo como mujer. Detrás de varios chicos, el deseo de una chica puede dar lugar a un chico con un fuerte nudo homosexual. Detrás de varias chicas, el deseo de un chico puede originar una chica también con nudo homosexual.
 
4.-La diferencia de edad entre los hermanos.
Poca diferencia de edad da lugar al conflicto de territorio compartido. Los padres desean un sólo hijo y tienen dos, de manera que reparten talentos y derechos entre ambos, a ninguno se le permite contar con el territorio completo que le corresponde, ni desarrollarse en sus cuatro egos tal cual son.
Mucha diferencia de edad entre hermanos, da lugar a hijos únicos y a que el más pequeño tenga varios padres y madres, pues los hermanos mayores funcionan a veces como segundos padres y madres.
 
5.-Abortos o fallecimientos de hermanos antes o después.
El que vive puede cargar con el que muere, en especial si es del mismo sexo o le colocan el nombre del muerto, con el agravante de que el que muere es idealizado, de tal manera que el hijo de reemplazo vivirá con un sentimiento de frustración constante, por sentir que no cumple las expectativas que los padres han depositado sobre él.
 
6.-Ocupar el mismo lugar en la hermandad que el padre o la madre, o alguno de sus hermanos con el que tuvieran una relación significativa.
Los conflictos que los padres vivieron en su hermandad son proyectados inconscientemente en la hermandad de sus hijos, produciéndose identificaciones inevitables e influyendo en que se repitan conflictos, vínculos y relaciones entre sus hijos, para resolver los antiguos.
 
7.-El nombre como primer contrato o como pantalla de proyección.
Nombres repetidos del árbol en una misma hermandad, favorecen que entre los hermanos se revivan conflictos vinculados a dichos nombres. Celos, rivalidades, relaciones incestuosas, narcisismo, etc.
 
8.-La fecha de nacimiento, si coincide o no con otro acontecimiento significativo del árbol.
La ley del árbol es la repetición y éste tiende a reparar heridas haciendo crecer una rama nueva en el lugar en el que se traumatizó con anterioridad. El hermano que nació el mismo día que murió el abuelo, será tratado de manera diferente a los demás, pues el inconsciente familiar sabe que viene a sustituirlo.
 
9.-El evidente parecido físico con algún progenitor o miembro de alguna de las castas.
A veces, cuando los padres tienen un físico muy diferente o son de razas distintas, el hijo que tiene un parecido evidente con uno de ellos, es absorbido por el árbol de éste. Depende de la salud de la pareja, puede haber una aceptación o un rechazo por parte del otro árbol de origen. El sistema se complica con la llegada de un segundo hijo que pertenezca a la otra casta, pudiendo entre ellos reproducir el tipo de relación que exista entre sus propios padres.
 
10.-El nivel de consciencia del árbol en el momento del nacimiento.
El que lo anterior llegue a ser sombra o llegue a ser luz depende del nivel de consciencia de nuestro árbol en el momento en que nacemos.
(Si no encajas en estas definiciones, ten en cuenta que no hay regla sin excepción)
 
Hipótesis de Karl König