viernes, 27 de mayo de 2016

Nadie nos puede dañar...


.

"Nadie nos puede dañar. El daño sería una pérdida. A todo progreso se antepone una pérdida. Si me enfoco en la pérdida, me pierdo lo que esta pérdida me trae. Una empresa que no hace pérdidas no se puede desarrollar. Es decir, el éxito cuesta a menudo una pérdida. Lo determinante es cómo reacciono a ello. En cuanto tomo nota de esta pérdida, tengo todo abierto ante mí"

Bert Hellinger