jueves, 1 de diciembre de 2016

9 afirmaciones para vivir las fiestas navideñas desde la magia


-Reuniones con sentido:

Este mes, me comprometo a festejar las fiestas desde la
coherencia interna, en vez de hacerlo desde los compromisos sociales y las obligaciones impuestas por mi ego.

-Decisiones significativas:

En cada momento, elegiré las opciones más sanas para mi alma, aquellas que estén alineadas con lo que soy, pienso y siento.

-Compras navideñas:
Las compras de regalos que hago son guiadas por mi corazón y reflejan los sentimientos de aprecio que me despiertan las personas a quienens van dirigidos.

-Comidas y bebidas:

Disfrutaré de cada cosa que ingiero, estando presente durante las comidas y bebidas que les brindo a mi cuerpo. Estoy en contacto con mis propias necesidades y respeto los límites de cualidades y cantidades ingeridas.

-Actividades y diversión:

Renuncio a utilizar lasactividades y la diversión como un modo de calmar o anestesiar mis emociones. Mi atención está dirigida a mi espíritu, fuente real de mi gozo.

 -Enfoque en mis prácticas espirituales:

A pesar de las multiples actividades de este mes, mantengo mis hábitos y prácticas espirituales: oración, meditación, lecturas, slencio, etc), ya que mi prioridad es mi espíritu.

-Respeto al modo de celebrar de los demás:

Respeto las costumbres y el modo en que las demás personas de mi entorno celebran estas fechas, sin juicio,  critica ni manipulación. Renuncio a mi necesidad de que otros hagan lo que me gusta o me parece bueno.

-Permiso para lo diferente:

Estas fiestas me doy el permiso para salirme del guión y soltar los hábitos para los que fui programada por la familia y la sociedad, especialmente los que chocan con mi nivel de consciencia y mi evolución. Suelto a los seres queridos que no están y los tiempos pasados que vivimos. Focalizo mi atención en el presente, en lo que sucede conmigo hoy y en el mayor bien de todos, estén donde estén.

-Resignificar las fiestas navideñas:

Dejo ir las creencias caducas que limitan mi alegría y me impiden disfrutar mis relaciones. Vivo estas fiestas atendiendo a mis necesidades y festejaré con consciencia, Resignifico la Navidad desde el renacimiento de mi niña interior y la activación de mi Ser Crístico. Vivo el cierre de año desde la presencia de Dios en mi.