martes, 28 de enero de 2014

Preparativos para recibir el año del. caballo de madera.


Comparto contigo los rituales de estas fiestas según la tradición en China.
 
Martes 28 de enero: Ofrenda al dios de la cocina.
 
En muchos hogares de Oriente hay en la cocina una imagen de Tsao Chun, el dios de la cocina. El significado de este ritual toma en cuenta el hecho de que como personas, a veces actuamos bien y a veces no, todos cometemos errores. Se dice "errar es humano". Pero cada error tiene sus consecuencias, es una deuda que contraemos y que tenemos que pagar. Si por ejemplo tenemos una deuda con un banco, tenemos dos posibilidades: o ir al banco a hablar con alguien para arreglar la forma de pagar la deuda, o bien esperar a que nos llegue un embargo.
Tsao Chun es un dios cuya imagen se mantiene en la cocina (el corazón de la casa) durante todo el año. En determinada fecha, la imagen de Tsao Chun se coloca en un altar, se le hacen ciertas ofrendas y luego se quema. Así, Tsao Chun asciende a los cielos e informa sobre nuestro comportamiento al Emperador de Jade.

Las ofrendas tienen por objeto "endulzar" el informe de Tsao Chun y así procurarnos cierta indulgencia con respecto a los errores cometidos, en otras palabras, es como ir al banco a negociar. Luego, una nueva imagen de Tsao Chun se coloca en la cocina para el año siguiente.

El propósito de este ritual es comenzar el año con la menor cantidad de "deudas" posibles, las consecuencias de nuestros errores son parte de esas deudas y aunque no podamos evitarlas, podemos tal vez manejarlas. Ese es el propósito de este ritual. Cada uno de nosotros, de acuerdo con sus creencias puede buscar la mejor manera de buscar el favor de las fuerzas superiores para lidiar con las consecuencias de sus actos.


Miércoles 29 y jueves 30; Limpieza y decoración del hogar.
 
 
El acto de limpiar tiene por sí mismo un valor ritual: los deshechos de cualquier tipo de alguna manera son como la consecuencia indeseada de nuestra actividad, y deshacernos de ellos adecuadamente en alguna implica también "limpiarnos" internamente. Así, los actos internos se corresponden con los actos externos tal como lo expresa el principio hermético de correspondencia: “Como es arriba, es abajo”.

Los dos días previos al año nuevo chino, se suele hacer una escrupulosa limpieza de toda la casa. La idea es deshacerse de todo lo viejo para dar lugar a las renovadas energías del año que se inicia. Es ideal que esta limpieza se haga personalmente, al menos en parte. Por ejemplo, hacer la limpieza de nuestra propia habitación.

La idea es deshacerse de todo lo viejo, debemos incluir en la limpieza el orden de cajones, roperos, closet e incluso el cuarto de los regueros. Cuanto más meticulosa sea la limpieza, mejor.

Jueves 30; Cena de fin de año.
 
 
De manera similar a como lo hacemos en occidente, amigos y familiares acostumbran reunirse a esperar el momento exacto del año nuevo, que se celebra con espectáculos de fuegos artificiales y con la renovación del aire de la casa exactamente a las 0:00 del día del año nuevo.

El color rojo es el gran protagonista en la decoración del hogar, incluso hay quien sostiene que es afortunado comenzar el año usando ropa interior de color rojo. A los niños se les regala pequeñas sumas de dinero envueltas en sobres rojos y los adultos se regalan mandarinas como símbolo de prosperidad.


Sábado 1ero de febrero:
 
 
Abstinencia de carne, a fin de promover la salud durante todo el año.

 
Lunes 3 de febrero:
 
 
Cumpleaños de todos los perros, quienes tengan uno, deben tratarlo con especial cariño ese día y darle una comida especial.


Jueves 6 de febrero:
 
 
Los yernos presentan sus respetos a sus suegros y familiares.

Viernes 7 de febrero:
 
 
Bienvenida al dios de la prosperidad. Ese día no se hacen visitas, se debe permanecer en casa y solamente salir entre las 11:00 a.m. y las 1:00 p.m. alejándose de la vivienda en dirección sudeste y luego regresando por el mismo camino. De ese modo atraemos la prosperidad desde su “casa” en el sudeste.


8 de febrero:
 
 
El octavo día, es decir, una semana después del año nuevo o el día del cuarto creciente, se repite una cena en familia o con amigos. Los días siguientes también se acostumbra a visitar amigos y familiares, llevando mandarinas.

11 de febrero:
 
 
Se colocan las curas de feng shui. 

15 de febrero:
 
 
Casi en la luna llena, se hace una depuración del cuerpo consumiendo sólo arroz y agua. En la noche tiene lugar tradicionalmente el festival de las lámparas.