miércoles, 7 de octubre de 2015

Camino del autoconocimiento, Diez reflexiones breves


1.- Un día tomamos conciencia, a pesar de todos nuestros títulos y diplomas, de que no sabemos casi nada profundo de nosotros mismos. Ese día nos convertimos en buscadores y salimos de viaje.

2.- Iniciamos el viaje más útil que como exploradores podemos hacer. ¿Pero en qué dirección? A una montaña subimos por un sendero u otro, los caminos de acceso pueden ser infinitos, pero nunca subimos por dos simultáneamente.

3.- No se necesitan maletas, no hay que desplazarse, por esa misma razón también es el viaje más difícil.

4.- Explorar nuestro interior es lo más parecido que hay a explorar el Universo. En este camino conviene tener presente la siguiente cita sufí: “El que se conoce a sí mismo conoce a su Señor”

5.- Es cierto que los maestros son fundamentales y pueden acompañarnos en la parte del camino que conocen. Pero ellos sólo pueden mostrarnos las puertas que debemos abrir, en ningún caso pueden abrirlas por nosotros.

6.- Recordemos también que por muy sabia que sea, ninguna persona puede conocernos mejor que nosotros mismos. Tratemos de descubrir a qué hemos venido al mundo. Pasemos a la acción...

7.- Aprendamos a reconocer el contenido de nuestra propia “sombra”, lo que ocultamos y negamos. Aquello que nos molesta exageradamente.

8.- Ayudémonos de herramientas que hayan mostrado su eficacia en esa búsqueda. Y por supuesto seamos capaces de “poner en cuestión” y de sacar nuestras propias conclusiones.

9.- Las teorías son infinitas, pero en este camino por el que transitamos sólo cuenta aquello que podamos experimentar por nosotros mismos. No existe ninguna universidad del autoconocimiento.


10.- El único pecado, a decir de los sufís, del que podemos arrepentirnos es el de perder el tiempo. La vida es demasiado valiosa para desperdiciarla.

Tomado de plano sin fin