jueves, 15 de octubre de 2015

¿Qué me está frenando en la vida?


Cuando una situación se me repite una y otra vez, cuando en alguna área de mi vida tengo un conflicto y pasan los años y sin embargo, ese tema sigue siendo una problemática en mi vida, cuando siento que remo contra la corriente o tropiezo una y otra vez con la misma piedra, cuando algo que le resulta fácil a mucha gente y para mi es demasiado complicado… Definitivamente me encuentro ante la presencia de un programa inconsciente que está controlando mi vida.

Seguramente sabes que la ciencia admite que somos consciente solamente un cinco por ciento, así que, imagínate por un instante cuantas de las cosas que haces, piensas o sientes están controladas por tu inconsciente.

Entre ellas encontramos los programas o creencias que forman nuestro mapa mental y por lo tanto, vemos y percibimos el mundo que nos rodea bajo esa visión, que solamente es nuestra. Y como la alimentamos diariamente con nuestras emociones, se van haciendo realidad día a día.

Nuestros programas inconscientes tienen sus raíces desde tres vías:
-Las vivencias emocionalmente impactantes vividas a lo largo de nuestra vida, incluyendo la infancia, que dejan literalmente una huella en nuestra memoria inconsciente, en PNL se habla de engrama, una especie de interconexión neuronal.

-El proyecto sentido, que es la impronta que queda grabada en el bebé desde el momento de la concepción, durante los meses de gestación y los primeros tres años de vida. Ya que nuestros padres nos transmiten consciente e inconscientemente todos sus deseos y emociones, y esto puede condicionar al adulto para toda su vida.

-Y finalmente, la tercera vía es el TRANSGENERACIONAL o sea el árbol familiar. A través del inconsciente del clan heredamos muchísimos programas que cumplimos fielmente al pie de la letra sin darnos cuenta, es lo que denominamos reparación.

La reparación con algún miembro del clan es una solución biológica de supervivencia, es una memoria muy primitiva de nuestro cerebro reptiliano, que lo que busca es ser aceptado por el clan porque solos nos morimos, nos comen los depredadores cuando salimos de la cueva.

Y se genera entonces desde nuestro nacimiento una afinidad transgeneracional con algún miembro de nuestra familia, con algún tema no resuelto o no elaborado por él y esto puede verse en nuestra vida a través de fechas, situaciones o comportamientos.

Existen muchas formas de reparar, puedo estar haciendo o viviendo las mismas situaciones, o teniendo las mismas actitudes que esa persona, o puedo vivirlo desde la polaridad, haciendo lo contrario. Por ejemplo: puedo estar reparando la historia de una abuela que tuvo 8 hijos y que en realidad no deseaba tenerlos, solo los tenía por sumisión o vivió la muerte de varios de ellos, por lo tanto fue muy dolorosa su maternidad, yo puedo estar reparándola no teniendo hijos o no teniendo pareja (siento que nadie me mira, no me funcionan las parejas, etc.), ya que el fin último de la biología es la reproducción.

Esto puede darse con temas de dinero, de trabajo, de profesiones, de enfermedades, divorcios, depresiones, etc.

El árbol tiende a repetir una y otra vez problemáticas a través de lo que se denomina el síndrome de aniversario, hasta que finalmente alguien logre hacer consciencia y deje de reparar, de esa forma se liberan todos, vivos y muertos, porque finalmente alguien a consciencia podrá hacerlo diferente y eso es lo que busca la fuerza del clan.

A través de las fechas de nacimientos y de muertes, así como también los nombres, podemos ver cuál es el tipo de afinidad que tengo con algún familiar: si soy doble, heredero universal, yaciente, línea maestra.
Todos estos temas los estaremos abordando paso a paso, en el próximo taller TRANSGENERACIONAL.

Fabiana Raso