jueves, 30 de julio de 2015

Ocúpate de tu niño (a) interior.



Cuida a tu niño (a) interior. Es él/ella quien está asustada. Es él/ella quien sufre. Es él/ella quien no sabe qué hacer. Ocúpate de tu niño (a). Abrázalo (a) y ámalo (a) y haz todo lo que puedas por satisfacer sus necesidades. No olvides hacerle saber que, suceda lo que suceda, tú estarás siempre a su lado. Nunca le volverás la espalda ni te escaparás de él/ella. Siempre amarás a ese niño (a).

Louise Hay