sábado, 4 de febrero de 2012

Auxilio! tengo un mal maestro.


Si encuentras un mal maestro, mereces un mal maestro; por eso en­cuentras un mal maestro. Un mal discípulo no puede encontrar un buen maestro. Tú creas tu maestro. Un pequeño maestro o un gran maestro depende de ti; encontrarás a la persona que merez­cas. Si encuentras a una persona errónea, eso se debe a ti.
Tú eres responsable, no la persona erró­nea. El gurú también forma parte de tu mente, for­ma parte del mundo de sueños. Pero a menos que despiertes, necesitarás a alguien que te perturbe, alguien que te ayude. Este alguien es un gurú si te da métodos. Es simplemente un profesor si sólo te da doctrinas, principios, enseñanzas, pero puede que lo necesites ahora mismo.

Considéralo de esta manera: incluso en un sue­ño hay algo que te puede ayudar a salir de él. Incluso en un sueño algo puede ayudarte a salir de él. Puedes intentarlo justo mientras te estés dur­miendo. Sigue repitiendo en la mente: «Cuando haya un sueño, mis ojos se abrirán».

Durante tres semanas, sigue repitiéndolo continuamente cuan­do estés durmiéndote: «Cuando haya un sueño, mis ojos se abrirán; de pronto me despertaré». Y te despertarás. Incluso de un sueño te puedes des­pertar con un cierto método. Justo cuando te estés durmiendo, dite a ti mismo...

Si te llamas Ram, di: «Ram, despiértame a las cinco de la mañana». Re­pítelo dos veces, y luego duérmete en silencio. Tarde o temprano le cogerás el truco. A las cinco en punto alguien te despertará. Incluso en sueños, incluso dormido, se pueden usar métodos que te despertarán. Lo mismo sucede con el dormir espi­ritual en que te encuentras.

Un maestro puede darte métodos que serán be­neficiosos para esto. Entonces, siempre que estés ca­yendo en un sueño, los métodos no te dejarán caer, o siempre que hayas caído en un sueño, de pronto te despertarás. Cuando este despertar se vuelve natural para ti, no hay necesidad del gurú. Cuando has despertado, el gurú desaparece, pero aún sentirás grati­tud por el gurú, porque te ha ayudado.

Osho.
El Libro de los Secretos.