sábado, 30 de noviembre de 2013

Bendecir.



“Escuchas como un sacerdote en confesión, acompañas a la persona sin juzgarla, al final la bendices y perdonas. No es necesario ser sacerdote para que el ejercicio tenga un resultado positivo”.


Alejandro Jodorowsky