jueves, 21 de noviembre de 2013

¿De dónde vengo?



Cuenta una historia que un niño le preguntó a su madre: 

¿De dónde vengo?
¿Dónde me encontraste?  

Ella estrechando al niño contra su pecho, le responde:


-Tesoro mío, estabas escondido en mi corazón, no eras sino su deseo. Estabas en el altar con la divinidad de nuestro hogar; al adorarla era a ti a quien adoraba. En todas mis esperanzas, en todos mis amores, en mi vida, en la de mi madre, eres tú quién ha vivido. El espíritu inmortal que protege nuestro hogar te acuna en su seno desde la noche de los tiempos. 

En mi infancia, cuando el corazón abrías sus pétalos, eras tú quién lo envolvías, como un perfume embriagador. Tu delicada frescura aterciopelaba mis jóvenes miembros igual que el reflejo del rocío que precede a la aurora. Tú, criatura del cielo, que tienes por hermana gemela a la luz de la alborada, tú has sido traído por las olas de la vida universal que te ha depositado por fin en mi corazón. 

Mientras contemplo tu rostro, el misterio me devora; ¡tú que a todos perteneces viniste a través de mi vientre, pero eres mi hermano, al igual que tu padre, y el resto de los nuestros! 

Imagen
Celine by Anne Geddes sweety babies